martes, 30 de junio de 2015

Comenzar de nuevo

La primer entrada de este blog tiene (o mejor, tenía) fecha de 17/4/13. Era una breve presentación, que al igual que todas mis entradas, fue borrada. Supongo que debo comenzar de nuevo y el primer paso es hacer esa presentación. ¿Mi nombre? No creo que importe. He tenido muchos seudónimos en internet dentro de este tipo de 'comunidad' (si es que así se le puede llamar).
Mi edad y mi país de origen tampoco importan. Soy una veinteañera que vive en América del Sur. Lo que sí es relevante es mi historia dentro del sombrío mundo de ‘Ana y Mia’ o de la anorexia y bulimia (como prefieran).


Desde muy pequeña he sufrido problemas de sobrepeso, cuando tenía 11 o 12 años tenía obesidad tipo II. Recuerdo la última vez que fui al pediatra, el doctor con cara de seriedad le dijo a mi papá que yo no podía volver al pediatra porque ya era una niña grande (haciendo apología mi peso) y además mis problemas ya eran de alguien adulto.
Ahí todo cambio: Intente hacer dieta, pero nada. Intente volverme gimnasta, pero no funciono. A mi abuelo le dio cáncer. Empecé a guardar comida en una caja de zapatos para comerla en la noche sin que mis padres se dieran cuenta. Intente hacer amigos, pero todos me rechazaban. Me mude de casa. Visitaba a mi abuelo todos los días, mi mamá le hacía masajes en los pies. Me comí dos cajas de galletas yo sola. Internaron a mi abuelo en el hospital. Ya no tenía amigos. Llamarón a las siete y cuarenta cinco de la noche a mi abuela… Mi abuelo estaba muerto. Tuve una pesadilla con mis tías. Deje de comer por una semana. En navidad todos lloraban.
Mis hábitos alimenticios eran un completo desastre, bajaba cinco kilos y luego subía ocho. Me empezaron a salir estrías. Un día me comí una pizza entera, me enferme y entre al baño. Vomite todo. La sensación fue liberadora. Cada vez que comía de más, iba al baño a vomitar. Me cambie de colegio. Este hábito me hizo bajar más de quince kilos en apenas tres o cuatro meses. Pero seguía sin amigos.
Por fin pusieron internet en mi casa y empecé a visitar chats y páginas. No sé cómo pero un día termine leyendo algo sobre bulimia. ¿Yo era bulímica? Investigue más hasta llegar a un foro de anorexia y bulimia en donde hablaban de Ana y Mia. Termine siguiendo algunos blogs y tiempo después cree mi primer blog.


Me hundí en la depresión, el cambio de colegio y entorno me había afectado mucho. Sumándole a eso que no tenía amigos. Empecé a usar sibutramina. Baje otros quince kilos en el año escolar. Empecé a autolastimarme. Hice amigos. Mis padres se dieron cuenta de mis heridas. Lloraron. Pesaba cuarenta y siete kilos y era talla seis.
Fui al médico y comencé una terapia por depresión. Le confesé a la doctora que tenía bulimia, no me creyó: “Una persona bulímica nunca diría que está enferma y tendría un peso más bajo”. Fui al psiquiatra, tome prozac. Volví a un peso estable.
Entre a la universidad, engorde los treinta kilos que había bajado antes. Me enamore. Seguí comiendo mucho. Me deprimí por estar gorda. Recaí en la bulimia. No baje de peso. Deje de comer. Baje de peso. Volví a subir de peso. Soy un yoyo.
Y aquí estoy: Con sobrepeso, bajo autoestima y escribiendo una entrada para mi blog.
No sé qué pasara en el futuro, pero espero ser feliz y delgada. De esto y más público en mi blog, gracias por seguirlo y no duden en dejarme sus blogs en los comentarios para leerlos.

4 comentarios:

  1. Amiga, tienes que intentar luchar contra la bulimia porque te destroza por dentro.
    En cuanto a lo del peso, no sé cuánto pesarás y medirás exactamente, pero yo también tengo sobrepeso (mido 1,60 y peso 72 kg).
    Voy a intentar hacer vida sana, comer de forma equilibrada y andar un poco todos los días que pueda. A ver si así combato el sobrepeso.
    Ánimo, y a ver si logramos reducir el peso pero con hábitos sanos.
    A veces sufro de ansiedad también, y eso me hace tener ganas de comer, pero sabes? Pienso en que ya bastante gorda estoy como para comer más, y me logro controlar así.
    Por favor, espero no te moleste lo que te escribo, pero no recurras al vómito que destroza todo tu esófago y boca, quita el esmalte de los dientes y al final hace que se te caigan.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy duro, y quién le dio un título a una loca que te dijo que no tenías bulimia por el peso?... a pesar de todo se que puedes mejorar, es un proceso súper lento y fuerte, no se da de milagro, pero si con lágrimas... aquí me tienes de apoyo linda! si fuiste tan fuerte como para soportar todo eso, eres fuerte como para poder con más <3

    ResponderEliminar
  3. Pff... Yo te entiendo perfectamente... A diferencia que llevo años en ésto... Tengo 21 y hace dos años me veía una vaca, hasta que conocí a mi actual novio... Por razones X fui a vivir con el y engordé 20 kilos... Veo fotos de antes y pienso... Que ciega estuve y ahor estos 20 kilos son la cruz del día a dïa... Me encantaría poder hablar contigo, creo que vamos a poder entendernos, te dejo mi email un beso.

    Claudita_1314@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. Pienso igual que Katita, qué clase de profesional es esa?

    mencionaste varias veces lo de no tener amigos, eso es algo que a mi siempre me afecto y me cuestioné (sobre todo de chica) y que siempre relacioné con mi apariencia.
    Me siento exactamente como vos : en un bucle interminable y proyectando en un futuro, porque el presente es espantoso.
    Tu historia es muy dura, mucho de lo que escribiste me recuerda a mi propia vida y entiendo lo que sufris.
    Esperemos que todo pase.
    un beso.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!